Volver a jugar GTA V es como volver a casa

Repitiendo golpes y tomándomelo con calma

GTA V es, posiblemente, de los títulos más potentes del mercado actual. Desde su salida en PS3 y Xbox 360 en 2013, en PS4 y Xbox One en 2014 y el PC en 2015 habré jugado a él mil veces, con su primera ronda en Xbox 360 y una segunda vuelta en 2014 en PS4. Tras haber terminado el juego en dos ocasiones y haberme comprado una One X a principios de año, me tocaba la tercera vuelta, la de aprovechar el Xbox One Enhancement y, de paso, tomarme con calma este segundo regreso al juego para hacer todo aquello que me quedó pendiente y que abandoné por avanzar la historia en su momento. 

 

 

De vuelta en Los Santos

Volver a estar en Los Santos en la piel de Franklin impresiona, es una maravilla. Las gentes, las calles, los personajes y el particular mundo de Rockstar brilla con toda la luz de la nostalgia, las mejoras se notan en cada esquina, especialmente en los espacios cerrados, y a la hora de la verdad todo te importa poco porque, en primera persona y con la historias aún fresca en tu memoria, lo que estás deseando es salir a la calle, pillar un buen buga y vivir de nuevo su aventura

 

En esta tercera vuelta, que empecé hace ya unos meses a mediados de enero, me estoy tomando el juego con mucha más calma, disfrutando las mil pijadas por hacer, yendo al cine, saliendo a tomar algo, jugando con los colegas y buscando todas esas submisiones que se me escaparon en su momento. Más allá de repetir los golpes con otras opciones, me centro en vivir la vida, en el quedar con la gente, el disfrutar de los entornos y el dedicar días enteros a cruzar el desierto, aprender a hacer motocross, explorar los fondos marinos o disparar en la galería de tiro. Está siendo una auténtica gozada.

 

 

Volver a jugar GTA V es volver a estar en casa

La sensación de volver a GTA V es la misma que la de volver a casa o ponerte unas zapatillas cómodas. Jugarlo como si fuera un Skyrim o un Fallout, sin prisas, regodeándonos en los entornos, decidiendo qué hacer hoy sobre la marcha y dejando un poco al lado las misiones para esos momentos en los que el cuerpo te pida marcha es comulgar con la naturaleza del videojuego en su forma más pura. Diversión sin más objetivo que el de la propia diversión. 

 

A la espera de Red Dead Redemption 2 y sabiendo que por mucho que quiera tomármelo con calma terminaré machacando misiones con el nuevo juego del oeste de Rockstar en cuanto salga a la venta, volver a GTA V y sus locos personajes es volver a conectar con Rockstar y su maravillosa forma de crear la diferencia. Si no lo jugaste en su momento no entiendo en qué estás pensando ni a qué estás esperando. Si ya te lo hiciste, te invito a darle una nueva vuelta, sea la segunda, la tercera o la quinta. No te arrepentirás.

 

¡Nos leemos!